Las haciendas La Rita, El Paraíso y Piedechinche son algunas del grupo de haciendas que aún están en pie en el Valle.
Publicado: 25 / 04 / 2017
Creado por: daniela.burbano
visita_haciendas
El recorrido se realizó durante todo el día.

Era un sábado en la mañana. El grupo de 25 personas se disponía a salir de la ciudad para conocer algunas haciendas del Valle, entre las que se encontraban La Rita, El Paraíso y Piedechinche. Todos estaban emocionados, ya que en el marco de los 150 años de la publicación de María de Jorge Isaacs y por la conmemoración del Día del Idioma los habían invitado a visitar las haciendas, que en la época de la colonia fueron fructíferas.

En días anteriores, se había celebrado el Día del Idioma en la Universidad, donde el grupo y muchos estudiantes pudieron disfrutar de comida típica vallecaucana, danzas folclóricas, conferencias y premiaciones.

Al llegar a La Rita, encontraron la casona donde el escritor Jorge Isaacs pasó su infancia. Antes llamada Santa Rita, esta hacienda fue construida entre 1815 y 1830. Es una edificación colonial, que cuenta con 8 habitaciones en el primer piso, tiene un largo corredor y es en forma de U.  Situada en un espacio donde la naturaleza y la calma predominan, la casa es una estructura de bahareque que se impone con sus grandes puertas y ventanas. Los trabajadores del Ingenio Manuelita han acomodado unas mesas largas y sillas de madera que parecen mecedoras, de tal manera que pareciera que la casa estuviera habitada. Adentro hace fresco y no se oye ningún ruido.

Después de la muerte de Jorge Enrique Isaacs, padre del escritor Jorge Isaacs, la casa pasó a manos de un abogado llamado Santiago Martín Eder (1838-1921), un ciudadano estadounidense nacido en Letonia, quien se hizo acreedor de la hacienda. En 1865 comienza a sembrar café y en 1872 logra exportarlo a Inglaterra. Se casa en 1867 con Lizzie Benjamin en Londres, y viven en La Rita con sus tres hijos, Enrique, Carlos y Phanor. Cerca de la casona, a doña Lizzie le gustaba sembrar viñedos, árboles frutales y verduras.

A unos minutos de ahí, se encuentra un pequeño museo, que exhibe los antepasados del escritor y la historia de la conformación del Ingenio Manuelita. A su alrededor hay una gran cantidad de árboles, entre los que se encuentran ficus y samanes. La entrada de la hacienda está conformada por una arboleda.

A unos 30 minutos de la hacienda la Rita, se encuentra la hacienda El Paraíso, casa de campo de la familia Isaacs, y donde ahora hay un museo que recrea la novela del escritor. Dicha casa está dispuesta como si fuera de la época, con sus muebles, camas, escritorios, sillas, cuadros y demás objetos casi intactos. En ella se resalta a María, la enamorada de Efraín, quien murió esperándolo de una enfermedad incurable. Afuera hay un jardín de rosas, y pareciera como si todos los días ella cuidara de ellas. También está la piedra de los deseos, donde las parejas se juran amor eterno.

En el camino a Piedechinche, algunos integrantes toman una siesta en hamacas después de haber disfrutado de platos típicos del Valle del Cauca, atollado, sancocho de gallina y fiambre. En la última parada, el grupo ya cansado, ve las fotografías de la telenovela Azúcar, y acto seguido visita Piedechinche, casona de dos pisos construida en el siglo XVIII que se encuentra en El Cerrito y es una casa típica de la época de la colonia. Sus muebles datan de los siglos XIX y XX y se puede apreciar la diferencia en el techo entre el costurero de la mujer, que es más pequeño y el despacho del hombre, que es más alto. La casa está rodeada por acequias para que los animales no entren, y de mucha vegetación. Su nombre proviene de una tribu que se encontraba al pie de ella, a la cual le decían los chinches.

Hoy la hacienda se convirtió en el Museo de la Caña, donde quienes lo visiten pueden ver las diferentes clases de trapiche que hay, visitar la casona y al final de la tarde disfrutar de un delicioso Guarapo.

Finalmente, hacia las seis de la tarde el grupo retoma el camino hacia Cali, con la satisfacción de haber conocido una parte de la historia de la región.

Aquí formamos a los líderes que el mundo necesita.

¿Sabes? Uno también se puede graduar cum laude de la vida.

¿Sabes? Uno también se puede graduar cum laude de la vida.

Si te fijas bien, es imposible el saber sin tener completo el ser

Lo que hagas te hará famoso, cómo lo hagas te hará inspirador.

“Una mala persona no llega nunca a ser buen profesional”.

Howard Gardner, neurocientífico; autor de la teoría de las inteligencias múltiples. Universidad de Harvard.

Nos gustan los seres íntegros, que inspiran a otros.

Le damos igual valor a la mente y al corazón.

Eres capaz de aprender a ser lo mejor que puedas ser para el mundo.

La vida te va a medir por mucho más que resultados.

Últimas noticias