DECISIONES FINANCIERAS EN TIEMPOS DE INCERTIDUMBRE

Cada día nos enfrentamos a la toma de decisiones financieras. Por ejemplo, recibimos llamadas de ‘amigos’ que nos invitan a participar en negocios que nos volverán millonarios o a tener la muy nombrada libertad financiera. Y entonces podemos vernos comprometidos con el tipo de respuesta que vayamos a dar. Para solucionar estos momentos incómodos debemos prepararnos para hacer preguntas claves que nos eviten visitar algún café o centro comercial y gastar tiempo que podemos usar en nuestras tareas diarias

La toma de decisiones financieras implica conocer el alto riesgo que asumimos con nuestras acciones, porque nadie hasta ahora puede predecir el futuro. Somos seres humanos que con frecuencia tomamos decisiones irracionales y emocionales, que nos pueden hacer derrumbar nuestras vidas y tener que volver a iniciar de cero. Nos encantamos por los cantos de sirena que nos ofrecen retornos de inversiones irresistibles en poco tiempo y sin riesgo; tal vez pensamos que el riesgo se puede eliminar.

El mundo financiero requiere de un entrenamiento que permita enfrentarse a la maratón que implica la toma de decisiones de inversión o financiación. Un entrenamiento que requiere tiempo de trabajo en lecturas, capacitación y experimentación, que nos aleje de trampas del deseo y la ilusión. Solo con cifras, hechos y datos comprobables en el tiempo podemos armar nuestro concepto real de riesgo, que nos permitan disminuir, sin eliminar los malos resultados. 

Cada vez que tomamos una decisión financiera somos autónomos y responsables por el resultado. No podemos culpar al entorno por los malos momentos. Por esa razón, debemos confiar en nuestras habilidades para detectar las oportunidades y las amenazas, con el fin de valorar a precios de mercado los posibles resultados.

Que mejor orientación que la historia económica y financiera para construir nuestro vademécum de éxitos y fracasos, para sacar el más y mejor provecho, que nos permita orientar nuestras decisiones hacia modelos racionales y menos emocionales, donde se resalte la argumentación de los posibles riesgos que pueden ocurrir en función del tiempo.  

Por esa razón, recomiendo la lectura del libro El triunfo del dinero de Niall Ferguson, profesor de la Universidad de Harvard, Oxford y Stanford, quien desde una perspectiva periodística y económica nos muestra la forma en la cual los seres humanos nos equivocamos en la toma de decisiones financieras. En su libro nos muestra la historia de las finanzas, las principales crisis financieras y sobre todo aquellas historias de negocios financieros asombrosos que finalmente cayeron abruptamente. Es un libro que permite descubrir un mundo financiero de ciclos económicos que se repiten a lo largo de la historia.

Tal vez la información del libro de Ferguson y un entrenamiento continuo en la cuantificación del riesgo, le permita reconocer que “el que no conoce la historia está condenado a repetirla”, W. Churchill

 

Por: Diego Fernando Palencia-Silva, director de la Especialización y Maestría en Finanzas y la Maestría en Administración de Empresas.

@palenciadiego, dpalencia@hotmail.com

 

Tags