¡HOUSTON, TENEMOS UNA BURBUJA!

Alianza Financiera

¿Por qué en ocasiones los precios de las acciones cotizadas en la bolsa de valores tienden a subir y con el paso del tiempo se desploman? Para dar respuesta a este interrogante primero debemos mencionar el término “Burbuja.” Una burbuja hace referencia a una porción de aire u otro gas envuelta en una fina película de líquido que tiende a elevarse, ahora, en el lenguaje económico se refiere al aumento exagerado del precio de ciertos bienes respecto de un valor estimado según criterios objetivos. Pero, y entonces ¿cómo funcionan las burbujas? Bueno, el economista Oliver Blanchard explica que todo comienza cuando: “la gente puede estar dispuesta a pagar por las acciones de una empresa un precio superior al valor fundamental si espera que su precio suba aún más en el futuro.

 

De acuerdo a lo anterior las especulaciones juegan un papel importante porque los inversionistas que compran acciones de una empresa esperan que el precio de cotización en la bolsa de valores suba buscando de esta manera obtener utilidades, así mismo al ver que el precio de las acciones está subiendo otros inversionistas se suman a la compra de acciones porque esperan vender a un precio aún mayor del que están pagando, entonces la burbuja se va inflando cada vez más, esta tendencia alcista puede empezar a acaparar titulares en la prensa por lo que más inversionistas se sienten tentados a entrar; este proceso se repite lo que hace que el precio suba aún más puesto que la cantidad demandada es superior a la cantidad ofrecida ¿y qué hay de malo en esto? Bueno, sucede que los precios de cotización de las acciones están muy por encima de su valor fundamental (lo que realmente valen -teniendo en cuenta pasivos y activos-), debido a esto llega un momento en el cual los accionistas quieren vender, pero los compradores escasean, haciéndose la burbuja insostenible… ¡Y ESTALLA! porque al ser la oferta mayor que la demanda se presenta una brusca caída del precio experimentando a su paso grandes pérdidas para los inversionistas.

 

Las burbujas no son una película de ciencia ficción (aunque hay varias películas sobre burbujas financieras) ha sucedido en el pasado con “el crack de 1929, la crisis del punto com y la crisis de la burbuja inmobiliaria en 2008 sucedidas en Estados Unidos”, por lo que hay que tener cuidado con ellas, si bien cuando está empezando es una oportunidad para ganar algo de dinero, también es la adversidad en la cual se puede llegar a perder todo el dinero. El ganador del nobel de economía Robert Shiller visitó Colombia en el año 2013 y advirtió que los precios del mercado inmobiliario están presentando alzas que en el futuro podrían dar lugar a otro estallido de la burbuja.   

 

Juliana Andrea Paz Carrillo

Universidad Popular Del Cesar

Carrera: Economía V semestre

Correo:  japc162@gmail.com  

Tags