Taller de tango: mi mejor elección extracurricular

Taller de tango Javeriana

Por: Gisell García Cruz, Estudiante de Economía y asistente del taller de Tango.

Ayer fue la última clase de tango del semestre, a su vez la última clase de tango para mi como estudiante de la carrera de economía. El tango fue en estos años de universidad mi mejor elección extracurricular: los afanes académicos deben encontrarse con respiros profundos para lograr equilibrio. Eso fue el tango, inhalar y exhalar, recibir al otro que decide abrazarme ... y entregarme al otro porque es mi elección compartir. No es tan simple como parece, abrazarnos con el otro implica mucho amor, mucho desprendimiento, mucha quietud, mucha disposición para componer juntos con dos cuerpos que son diferentes pero como decía Camilo, mi profesor, se presentaban el uno al otro para fluir y compartir.

El abrazo del tango me permitía hacer una introspección, inmediatamente sentía el cuerpo del otro sabía con mi postura qué había pasado en mi día, qué debía soltar, que debía amar; de no hacerlo no podría sincronizarme con el otro que se presentaba ante mi. Las clases de tango fuero mi catarsis. Fueron esa oportunidad de volver a mí en medio de los asares del día. También, fueron el momento idóneo para conocer personas maravillosas: 

Agradezco profundamente tus enseñanzas , y te reconozco como un gran ser humano: Camilo Diaz. Gracias Carolina Aristizabal por tanto amor y luz en las clases, indudablemente contigo todo fue más lindo. Los adoro, gracias por haber hecho parte de mi proceso universitario. 

Tags