¿Por qué los futuros psicólogos nos prefieren?