Decimos que el objetivo de la educación ignaciana es formar personas conscientes, competentes, compasivas y comprometidas.  Cuatro cualidades que se complementan y que juntas constituyen lo que entendemos por una educación de calidad. ¿Qué entendemos por cada una de estas características? ...

Haga clic aquí para continuar leyendo.