Nora Beatriz Menza es una joven perteneciente al cabildo indígena La Laguna Siberia, que en días pasado se graduó de la carrera de Psicología de la Universidad, gracias a su dedicación y esfuerzo, y al programa de becas Minorías Étnicas que ofrece la Javeriana con el apoyo de la Fundación Internacional Baltazar Garzón, de España.

La Universidad le rinde un homenaje a Nora, una Javeriana que cumplió su sueño y que hoy comparte su experiencia con nosotros:

“A finales del 2008 mi comunidad solicitó a la Universidad Javeriana una beca, en la que postulaban mi nombre para iniciar mis estudios profesionales en el programa de Psicología. La petición nació de la necesidad de que las comunidades indígenas cuenten con profesionales que apoyen y ayuden a fortalecer los procesos organizativos, sin dejar de lado las tradiciones y costumbres culturales, y de que no cuentan con los recursos económicos para cumplir estos gastos.

Así fue como inicié el proceso y en enero de 2009 empecé mis estudios, convencida de que sería un camino difícil pero con valentía podría superarlo y cumplir mi sueño, ser psicóloga. 

Durante la estadía en la Universidad tuve que compartir con muchas personas, unas algo engreídas, otras que lo tenían todo y otras muy humildes y dadas a compartir. Logré formar un equipo de trabajo con personas que me apoyaron y ayudaron en casos especiales, como por ejemplo en la asignatura de inglés, en la que me sentía en desventaja, pues el nivel de mi colegio no era el mismo que el de los colegios de la ciudad; pero bueno, nunca perdí el interés y logré superar los obstáculos.

Otra herramienta importante fue el apoyo de mi familia quienes siempre me dieron voz de aliento y en momentos de desesperanza hacían oraciones para que lograra superarlos y  así fue. Además, siempre conté con el apoyo constante de la Dra. Sandra Londoño, en ese entonces directora de la carrera. 

Tuve que pasar por muchos momentos, de alegría, tristeza y angustia, pues el sostenimiento en una Universidad tan prestigiosa y en la ciudad era complicado, además de los materiales de trabajo en las diferentes asignaturas, pero bueno, con la ayuda de Dios siempre logré salir adelante.

Al inicio de mi práctica formativa me convocaron desde la Oficina de Responsabilidad Social Universitaria para comentarme sobre la Fundación Internacional Baltasar Garzón que, comprometida con la inclusión educativa, quería apoyar mi proceso con una beca de manutención, y fue así como durante mi carrera recibí ese apoyo, con recursos para el transporte y la alimentación, lo que representó un gran apoyo para mí.

Mi práctica estudiantil la desarrollé en la Asociación de Cabildos Indígenas Ukawes Nasa Chxab del Municipio de Caldono, dentro de la cual se encuentra inscrito el cabildo de La Laguna y cinco cabildos más. Durante este tiempo desarrollé actividades en dos escenarios: el colegio Madre Laura y el programa Despertar de las Semillas de la Institución Prestadora de Salud Indígena, IPSI.

En la práctica conté con el apoyo de la Dra. Martha Merino (asesora académica) y Martha Nene (asesora institucional), y de la Oficina de RSU, aunque por parte de las autoridades no fue igual, por lo cual me sentí un poco aburrida y sentía que el trabajo no importaba; sin embargo asumí ese otro reto, de hacer caer en cuenta a los líderes, teniendo en cuenta la dimensión de estas oportunidades para futuros compañeros. 

Finalmente culminé este proceso feliz y con la satisfacción de haber realizado mi trabajo con los niños y padres de familia. 

Seguido de esto inicié otro reto, mi trabajo de grado, que realicé con mi compañera Yesenia y se inscribió en el grupo de investigación Desarrollo cognitivo, aprendizaje y enseñanza, DCAE. El trabajo consistió en un estudio descriptivo en el que se recogieron filmaciones de la clase de biología de un colegio público rural y se aplicó un cuestionario de motivación emergente a los estudiantes.

Nuestra sustentación obtuvo una calificación de 4.7 y fuimos postuladas para Mención de Honor, la cual ganamos el día de la ceremonia de graduación. Fue muy emotivo saber que el esfuerzo y la dedicación valieron la pena, porque fue un buen trabajo.

Finalmente llegó el anhelado día en el que culmina toda esta etapa, una etapa que me dio grandes aprendizajes, el día de mi grado, aquel 17 de octubre, en el que pude participar con mis padres, una de mis hermanas y mi hija, y en el que conté con el apoyo de todas las personas que me aprecian, así no me hayan podido acompañar.

Solo me resta decir gracias, gracias a Dios por permitirme culminar este logro, a mis padres, hermanos, esposo, hija y demás familiares que acompañaron y apoyaron este proceso, gracias a la Universidad, a la Fundación Internacional Baltazar Garzón y a todas las personas que con su dedicación e interés apoyan día a día esta inclusión educativa.

Ahora solo me resta continuar, continuar con mi proceso formativo y con la satisfacción de amar y servir en todo. 

La beca fue una oportunidad para lograr un crecimiento personal y profesional que espero poder ponerlo en práctica en las comunidades, con un alto sentido de servicio. 

Todavía algunos de mis compañeros están estudiando en la Universidad y en poco tiempo también tendrán el mismo reto. A ellos les digo que ánimo, que Dios los bendiga y que no desaprovechen la oportunidad de acompañamiento desde la Universidad. A veces será fácil y a veces será difícil, pero recuerden, jamás será imposible. Así como yo lo logré, ustedes también podrán”.

 

Lea otras noticias de Conexión Javeriana:

Profesora Javeriana dentro de grupo de autores que recibe el Premio René-Joseph Laufer

Miércoles de ballet en la U

Entrevista en Javeriana Estéreo sobre el Doctorado en Ingeniería

Dona equipos y material didáctico en inglés - Go Cali

Jornada de vacunación gratuita contra la Influenza

IMCA desarrolló seminario “Construir Región desde las Fronteras”

Informativo semanal - Cali Visible Observa

Los estudiantes de Diseño 3D crearon árboles de navidad como entrega final de la asignatura

Servicio de parqueaderos durante el periodo intersemestral

Horario de la Biblioteca durante el periodo intersemestral

Aquí formamos a los líderes que el mundo necesita.

La Responsabilidad Social Universitaria tiene el compromiso con la comunidad con la que obra y con la sociedad en la que se inserta.

La sociedad está en el corazón de esta Universidad.

La Responsabilidad Social Universitaria es imperativo ético de coherencia.

¿Sabes? Uno también se puede graduar cum laude de la vida.

¿Sabes? Uno también se puede graduar cum laude de la vida.

Si te fijas bien, es imposible el saber sin tener completo el ser

Lo que hagas te hará famoso, cómo lo hagas te hará inspirador.

“Una mala persona no llega nunca a ser buen profesional”.

Howard Gardner, neurocientífico; autor de la teoría de las inteligencias múltiples. Universidad de Harvard.

Nos gustan los seres íntegros, que inspiran a otros.

La Responsabilidad Social Universitaria es un compromiso y aporte de valor agregado.

Le damos igual valor a la mente y al corazón.

Eres capaz de aprender a ser lo mejor que puedas ser para el mundo.

La vida te va a medir por mucho más que resultados.

Últimas noticias