Una especie de ave única en Colombia se encuentra probablemente extinta.
Publicado: 12 / 09 / 2017
Creado por: diana.lopez

Colombia es el país con la mayor cantidad de especies de aves en el mundo, más de 1900, sin embargo, 118 especies de aves de bosques húmedos de los Andes y la Costa Pacífica están en riesgo de extinción, de las cuales 87 son especies endémicas de Colombia, es decir que solo se encuentran en el país, una situación preocupante según lo reflejó el Libro rojo de aves de Colombia. Los factores que han ocasionado que algunas especies de aves estén en peligro es la cacería y la contaminación, pero el más importante es la pérdida de hábitat por deforestación y destrucción de humedales.

Según el Libro, se encontró que de ese total 68 están en diferentes categorías de amenaza (28 endémicas), 18 son casi amenazadas (2 endémicas), 2 son deficientes los datos y 30 se encuentran en bajo riesgo (una endémica). Entre las especies amenazadas, una se encuentra en peligro crítico probablemente extinta (endémica), 5 en peligro crítico (4 endémicas), 26 en peligro (11 endémicas) y 36 vulnerables (12 endémicas). 

Una de las especies endémicas colombianas que está en peligro crítico es la Pava Caucana. “Normalmente las aves que vuelan deben comer proteínas y carbohidratos para obtener energía y el follaje, al no tener mayor valor energético, no es un alimento preferido por las aves. Sin embargo, las Pavas tienen una dieta que incluye follaje”. Estas especies al estar sujetas a la cacería, una práctica que está prohibida, ha hecho que en algunas zonas del país se hayan extinguido, explicó el doctor Gustavo Kattan, profesor de la Carrera de Biología. 

Algunas aves rapaces, como los gavilanes y águilas, también se encuentran en peligro crítico, debido a diferentes factores como la pérdida gradual de hábitat (deforestación y sequías), la caza, la contaminación de los ecosistemas, el tráfico de fauna y flora y el cambio climático.

Para esto es fundamental el trabajo que realizan los investigadores para monitorear las aves. En Estados Unidos, Canadá y Europa hay programas de monitoreo bien diseñados que tienen 40 años y que les permite tener un mejor análisis, estos generan reportes precisos sobre las condiciones en las que están las poblaciones. En Colombia aún dependemos de mucha información que es muy anecdótica y muy poco rigurosa, añadió el doctor Kattan.

La clasificación se realiza basada en dos aspectos, la distribución geográfica y los estudios poblacionales. La primera proviene de observaciones, reportes, estudios o recolección de especímenes que están en museos. Esto sitúa algunos puntos de referencia y se hace un mapa de distribución para identificar dónde está ubicada cada especie. Por su parte, los estudios poblacionales permiten un estudio más detallado, en el cual se estiman las densidades poblacionales, para determinar cuántos individuos de una especie hay en un área determinada y permite realizar proyecciones demográficas.

“Como investigadores hemos realizado un gran esfuerzo para contribuir a la conservación de las especies de aves, a través de zonas protegidas. También en la creación de paisajes naturales, haciéndolos no solo estéticamente bonitos y agradables, sino también productivos; la generación de campañas de educación y concientización; conocer los aspectos legales para tener argumentos sólidos; y tener estudios demográficos para saber el estado y las condiciones en las que se encuentran, por ejemplo, las aves de ciudad”, explicó el investigador.

El posconflicto en el país es un momento interesante para poder realizar ejercicios de observación en zonas que anteriormente estaban prohibidas o categorizadas como peligrosas, para determinar las especies que están en peligro.

Hasta ahora se han realizado dos evaluaciones del estado de las aves en el país en los libros rojos. La primera en el año 2002 y la segunda en el 2015. Para la última edición el doctor Kattan participó en el volumen 1 sobre los bosques húmedos de los Andes y la Costa Pacífica, una publicación de la Pontificia Universidad Javeriana y el Instituto Humboldt. Este Libro recibió el premio nacional Alejandro Ángel Escobar en medio ambiente y desarrollo sostenible.

Este premio es considerado como el más importante que un investigador colombiano puede recibir por el rigor científico que exige la Fundación a la hora de escoger los ganadores. 

Aquí formamos a los líderes que el mundo necesita.

La Responsabilidad Social Universitaria tiene el compromiso con la comunidad con la que obra y con la sociedad en la que se inserta.

La sociedad está en el corazón de esta Universidad.

La Responsabilidad Social Universitaria es imperativo ético de coherencia.

¿Sabes? Uno también se puede graduar cum laude de la vida.

¿Sabes? Uno también se puede graduar cum laude de la vida.

Si te fijas bien, es imposible el saber sin tener completo el ser

Lo que hagas te hará famoso, cómo lo hagas te hará inspirador.

“Una mala persona no llega nunca a ser buen profesional”.

Howard Gardner, neurocientífico; autor de la teoría de las inteligencias múltiples. Universidad de Harvard.

Nos gustan los seres íntegros, que inspiran a otros.

La Responsabilidad Social Universitaria es un compromiso y aporte de valor agregado.

Le damos igual valor a la mente y al corazón.

Eres capaz de aprender a ser lo mejor que puedas ser para el mundo.

La vida te va a medir por mucho más que resultados.

Últimas noticias

Publicado: 20 / Sep / 2017
Muchos cantos, una voz
Publicado: 20 / Sep / 2017