Todos los jueves, 1:00 a 2:00 p.m. / Sala 1 del CRAI
Publicado: 31 / 10 / 2019
Creado por: samir.basante
“Borges, o el laberinto de espejos"

El hombre renacentista es quizá uno de los arquetipos más conocidos en el mundo de la cultura. Con este término, se apela a aquel individuo capaz de entender, desde una perspectiva holística, la profunda relación que existe entre los hombres y los sistemas de pensamiento que estos mismos han creado. Su afán de conocimiento, su curiosidad innata y su capacidad para articular diversas manifestaciones de la realidad inmediata, hacen del hombre renacentista un personaje fascinante, pero finalmente, inviable en términos prácticos. En estos tiempos, es decir, en nuestros tiempos, la hiperespecialización cognitiva y cognoscitiva nos ha llevado a ser expertos en campos específicos del conocimiento, pero profundamente incapaces para entender la intricada red que supone la construcción del saber humano. Expertos en todo y en nada al mismo tiempo. Pocos intelectuales o autores contemporáneos pueden realmente ajustarse a este arquetipo, pero hubo uno en especial cuya mente privilegiada supo dar cuenta, de maneras revolucionarias y evocadoras, de nuevas formas de entender el mundo y la vida. Su nombre fue Jorge Luis Borges.

Considerado el escritor de los escritores, Jorge Luis Borges es, junto con Gabriel García Márquez, el más grande autor de lengua española en el siglo XX. Sus cuentos, poemas y ensayos apelan frecuentemente a la filosofía, la geometría, la geografía,  las matemáticas, la zoología y otras disciplinas para reflexionar sobre la eternidad, la idea de dios, la memoria, los sueños y el universo. Dueño de un saber enciclopédico, supo canalizar, a través de sus personajes y situaciones, profundas reflexiones sobre la trascendencia de lo humano y la complejidad de la realidad. Palabras que contienen mundos enteros, ciudades que se sostienen sólo a través de los recuerdos de un pájaro o un insecto, hombres cuya capacidad mnemotécnica los hace recordar hasta la más ínfima de las palabras y los actos y por supuesto, los espejos, siempre los espejos, figura retórica y simbólica que atraviesa toda la obra de Borges y que evoca no sólo la representación o la dualidad, sino también, la eternidad o la búsqueda de trascendencia.

En noviembre, el Club Literario El Libre de Arena estará dedicado, orgullosamente, a uno de los más grandes escritores, intelectuales y demiurgos de nuestra época, un autor inagotable, inasible, elusivo, pero siempre, profundamente generoso con la belleza de su conocimiento y con su infinita capacidad de asombro, aquella que se hace patente, incluso, ante la más insignificante manifestación de la existencia. ¡Bienvenidos!

Los invitamos todos los viernes, a partir de la 1:00 p.m., en la Sala 1 del CRAI. "Entrada gratuita”

Aquí formamos a los líderes que el mundo necesita.

La Responsabilidad Social Universitaria tiene el compromiso con la comunidad con la que obra y con la sociedad en la que se inserta.

La sociedad está en el corazón de esta Universidad.

La Responsabilidad Social Universitaria es imperativo ético de coherencia.

¿Sabes? Uno también se puede graduar cum laude de la vida.

¿Sabes? Uno también se puede graduar cum laude de la vida.

Si te fijas bien, es imposible el saber sin tener completo el ser

Lo que hagas te hará famoso, cómo lo hagas te hará inspirador.

“Una mala persona no llega nunca a ser buen profesional”.

Howard Gardner, neurocientífico; autor de la teoría de las inteligencias múltiples. Universidad de Harvard.

Nos gustan los seres íntegros, que inspiran a otros.

La Responsabilidad Social Universitaria es un compromiso y aporte de valor agregado.

Le damos igual valor a la mente y al corazón.

Eres capaz de aprender a ser lo mejor que puedas ser para el mundo.

La vida te va a medir por mucho más que resultados.

Últimas noticias