Marcela Arrivillaga, directora del Departamento de Salud Pública y Epidemiología, es reconocida en la región por sus 20 años de dedicación a la investigación aplicada.
Publicado: 13 / 05 / 2019
Creado por: veronica.gomez

La participación de la mujer en la ciencia en Colombia es solo del 7 %, según cifras de Colciencias, de ahí que escuchar el nombre de Marcela Arrivillaga Quintero, profesora titular de Javeriana Cali, en la lista de las vallecaucanas reconocidas en este campo, es una noticia de orgullo javeriana para exaltar.

Desde hace 20 años, contra todos los referentes equivocados alrededor de la ciencia que han existido para el género femenino, Marcela está dedicada a la investigación aplicada- con énfasis en esta última palabra, como ella misma lo hace notar cuando la pronuncia. “La aplicada es aquella que permite solucionar problemas reales de la sociedad, esa es la que me apasiona y a la que me dedico”, explica.

De ahí que gran parte de su reconocimiento en el área de la investigación se deba al trabajo que ha desarrollado en pro de las mujeres de la región que viven con VIH/SIDA. “Cuando empiezo a explorar ese tema, me doy cuenta que el campo de las mujeres está desatendido, lo que había en ese tiempo de investigación sobre esa enfermedad estaba vinculada solo a la comunidad LGTBI”, recuerda Marcela, quien es psicóloga y magíster en Educación, el momento cuando incursionó en la investigación para su trabajo de tesis del Doctorado en Salud Pública de la Universidad Nacional.

Su línea de investigación desde entonces ha sido el ahondar, cuestionar y proponer soluciones en temáticas de género, inequidades sociales, salud sexual y reproductiva. Al llegar, en el año 2000, a la Javeriana Cali como profesora, hizo parte del Grupo de Psicología, Salud y Calidad de Vida, que en su momento llegó a categoría A1 de Colciencias. Y desde que asumió la dirección del Departamento de Salud Pública y Epidemiología de la Facultad de Ciencias de la Salud integra el grupo de Economía, Gestión y Salud, ECGESA, donde lidera investigaciones en la línea de innovación y tecnologías en Salud Pública.

En el 2017, el tiempo dedicado a la investigación aplicada, alterando su rol como madre de dos adolescentes en esa época, fue reconocido con el Galardón a la Mujer Vallecaucana en el ámbito científico. Un premio, que no solo confirmó su contribución significativa en la investigación académica, sino que aportó a engrandecer al estrecho camino por el que recorren las mujeres que se dedican a la ciencia en el país.

Asegura que el reconocimiento y los logros profesionales alcanzados se los debe a la disciplina, a su pasión por la escritura y al valioso apoyo de un hombre. “El apoyo de mi esposo para mi desarrollo profesional y para el enfoque de género fue fundamental”, afirma Marcela, quien está convencida que el rol de los hombres es clave para facilitar a las mujeres la proyección profesional.

Su nuevo reto: revolucionar las pruebas del cáncer de cuello uterino

Hace seis años, su misión, como ella misma lo dice, ha estado en explorar el tema de acceso a servicios de salud por fuentes primarias con hogares. “Es que las bases de datos de las EPS no están completas y pueden estar sesgadas. Y estoy obstinada en que tengo que evaluar eso en los hogares”, asegura con esa pasión de investigadora.

De ese trabajo adelantado nació Citobot, un dispositivo electrónico que permitirá detectar más rápido el cáncer de cuello uterino en la prueba de citología, y que está en proceso de patente.

El equipo interdisciplinario que hace parte del proyecto están dedicados ahora al desarrollo, validación y pruebas técnicas del prototipo, que además de ser  más cómodo para el género femenino por ergonomía, reducirá el tiempo de entrega de resultados de semanas a minutos e independizar la atención de un profesional en salud.

Un proyecto en el que varias mujeres, incluida Marcela Arrivillaga, aportarán a que la cifra de la participación de la mujer en la ciencia en Colombia aumente. 

Lea la nota del periódico El País:

captura_6.jpg

 

Aquí formamos a los líderes que el mundo necesita.

La Responsabilidad Social Universitaria tiene el compromiso con la comunidad con la que obra y con la sociedad en la que se inserta.

La sociedad está en el corazón de esta Universidad.

La Responsabilidad Social Universitaria es imperativo ético de coherencia.

¿Sabes? Uno también se puede graduar cum laude de la vida.

¿Sabes? Uno también se puede graduar cum laude de la vida.

Si te fijas bien, es imposible el saber sin tener completo el ser

Lo que hagas te hará famoso, cómo lo hagas te hará inspirador.

“Una mala persona no llega nunca a ser buen profesional”.

Howard Gardner, neurocientífico; autor de la teoría de las inteligencias múltiples. Universidad de Harvard.

Nos gustan los seres íntegros, que inspiran a otros.

La Responsabilidad Social Universitaria es un compromiso y aporte de valor agregado.

Le damos igual valor a la mente y al corazón.

Eres capaz de aprender a ser lo mejor que puedas ser para el mundo.

La vida te va a medir por mucho más que resultados.

Últimas noticias