Casos: Casanare, Cundinamarca y Bolivar.
Publicado: 20 / 09 / 2019
Creado por: Intercultural

Colombia cuenta con 42,3 millones de hectáreas para uso agropecuario, de las cuales el 80 %, correspondiente a 33,8 millones de hectáreas, se utilizan en pasturas para el ganado. Los 20 % restantes, es decir, 8,5 millones de hectáreas, son dedicadas para la agricultura. De estas, 7,1 millones de hectáreas son utilizadas para cultivos como el café, la palma y la caña de azúcar, con finalidad de exportación. Por otro lado, 1,4 millones de hectáreas son dedicadas para la agricultura del mercado interno del país. Además de lo anterior, nos encontramos con un Índice de Gini en Colombia de 0,89, lo que habla de una alta tasa concentración de la tierra, donde el 0,4 % de la población posee el 46 % de la tierra (PNUD, 2011). Según el Censo Nacional Agropecuario, Colombia se sitúa en el primer lugar del ranking de la desigualdad en la distribución de la tierra, seguido por Perú, Chile y Paraguay. En Colombia, el 1 % de las explotaciones de mayor tamaño representa más del 80 % de la tierra, mientras que el 99% restante representa menos del 20 % de la tierra. Resulta ampliamente significativo que un millón de hogares campesinos tienen menos tierra que una vaca, sobre todo cuando observamos que para la ganadería extensiva se destina menos de una vaca por hectárea.

Esta compleja realidad rural colombiana, es posible entenderla y gestionarla mediante el ordenamiento y la planificación territorial, el cual se puede expresar a través de las apuestas productivas establecidas en el territorio, las cuales deberían estar acordes con la vocación de los suelos. Sin embargo, las actividades productivas están mayoritariamente definidas por la intención de la población asentada en el territorio, de continuar con sus modos de vida.

El libro, La UAF y el Ordenamiento Territorial Rural Colombiano, 3 Estudios de caso: Casanare, Cundinamarca y Bolívar, plantea que, desde una mirada territorial, la dinámica agropecuaria debe obedecer a una apuesta coherente por el ordenamiento del territorio, y, por ende, incluye el ordenamiento social, ambiental y productivo, el cual parte del diseño de sistemas productivos acordes con la vocación de sus suelos, que sean capaces de generar los ingresos que requieren las familias campesinas. El presente documento se estructura a partir de 11 secciones, las cuales a su vez contienen capítulos. Las secciones se dividen en los siguientes temas: El ordenamiento territorial y la UAF: sección 1; Zonificación para el ordenamiento: sección 2; Caracterización del territorio para el ordenamiento: sección 3; Diseño de sistemas productivos: sección 4; Indicadores ambientales para el ordenamiento sostenible: sección 5; Los dilemas jurídicos frente a la UAF: sección 6; Aplicación de la metodología en tres estudios de caso: sección 7; consideraciones finales, la bibliografía y una serie de anexos de importancia para el lector.

Esta publicación surge de un proceso de investigación aplicada desarrollado en la línea de Desarrollo rural y ordenamiento territorial del Instituto de Estudios Interculturales, coordinada por el antropólogo Carlos Arturo Duarte, co-autor del presente libro con Ana Duque, Fredy Páez, Germán Cardoza, Alen Castaño, Jaime Correa, Miladis Marmolejo, Marta Montaño, Manuel Ochoa, Carlos Ramírez y Daniela Trujillo.

[CLIC PARA DESCARGAR]

Aquí formamos a los líderes que el mundo necesita.

La Responsabilidad Social Universitaria tiene el compromiso con la comunidad con la que obra y con la sociedad en la que se inserta.

La sociedad está en el corazón de esta Universidad.

La Responsabilidad Social Universitaria es imperativo ético de coherencia.

¿Sabes? Uno también se puede graduar cum laude de la vida.

¿Sabes? Uno también se puede graduar cum laude de la vida.

Si te fijas bien, es imposible el saber sin tener completo el ser

Lo que hagas te hará famoso, cómo lo hagas te hará inspirador.

“Una mala persona no llega nunca a ser buen profesional”.

Howard Gardner, neurocientífico; autor de la teoría de las inteligencias múltiples. Universidad de Harvard.

Nos gustan los seres íntegros, que inspiran a otros.

La Responsabilidad Social Universitaria es un compromiso y aporte de valor agregado.

Le damos igual valor a la mente y al corazón.

Eres capaz de aprender a ser lo mejor que puedas ser para el mundo.

La vida te va a medir por mucho más que resultados.

Últimas noticias