En su rotación médica, Ilich Andrei Zúñiga tuvo la oportunidad de participar en el primer procedimiento quirúrgico de ese tipo realizado en el Centro Médico Imbanaco.
Publicado: 04 / 10 / 2018
Creado por: veronica.gomez
trasplante hígado

La clase de Medicina que Ilich Zúñiga recordará toda su vida no la recibió precisamente en un salón de la universidad. La cátedra duró siete horas, fue el único estudiante y, por si fuera poco, tuvo práctica y parcial el mismo día.

“Habrá trasplante”, esas dos palabras que llegaron a través de una llamada telefónica le confirmaron la cirugía de la que sabía se hablaba hace varias semanas en las juntas médicas del Centro Médico Imbanaco y que él, como estudiante en rotación de cirugía en la clínica, tendría el privilegio de participar.

Cuando Ilich relata ese momento en el que definen su ingreso a la intervención quirúrgica, es innegable que una sonrisa se dibuje en sus labios y se refleje en sus ojos.

Tres meses antes de recibir su título como médico javeriano, este joven tuvo la inolvidable oportunidad de estar en el primer trasplante de hígado realizado en el Centro Médico Imbanaco.

“La noche que recibí la llamada del doctor Juan Manuel Rico, cirujano hepatobiliar, para avisarme de que había un donante para el trasplante, me dediqué a investigar mucho más sobre el procedimiento. El paciente era un hombre con cirrosis que no tenía otra opción de vida diferente”, cuenta el hoy egresado javeriano.

La noticia de un hígado sano no solo le traía vida a un hombre enfermo sino también le daba un giro a la carrera de un médico joven. Aquel 13 de abril de 2018 será una clase para no olvidar jamás.

Ilich hizo parte del equipo que estuvo a cargo de la hepatetomía (retirar el hígado), que fue la primera parte del trasplante. Dos cirujanos, una instrumentadora y él, un estudiante de Medicina de la Javeriana Cali que se encontraba en rotación. Recuerda que la preparación para la cirugía fue un proceso emocionante de alrededor de cuatro horas. El procedimiento en total duró siete horas.

Hoy, cuenta este nuevo médico, que el paciente se encuentra en buen estado de salud, pues la respuesta fisiológica al nuevo hígado ha sido exitosa.

Aunque esta no era la primera vez de Illich en una cirugía especializada de este tipo, porque en su paso por el Hospital Pablo Tobón, de Medellín, estuvo en un trasplante de riñón, asegura que este no se compara con el hepático por todo lo que concierne la intervención quirúrgica de este importante órgano.

“Para mí fue un privilegio, una oportunidad inmensa que me dio la vida de haber vivido esta experiencia, pude presenciar todo el proceso y conocer más de cerca al paciente, a sus familiares y al grupo de expertos de Imbanaco, quienes nunca dejaron de lado la parte humana y esto es fundamental en todos los procesos de salud y enfermedad”, afirma el médico javeriano.

Destaca también la excelente formación académica y científica que recibió en la Universidad, que le permitió contar con los conocimientos para estar en esa cirugía especializada y reconoce que el convenio que ha sostenido el Centro Médico Imbanaco y la Pontificia Javeriana Cali ha sido una gran oportunidad para que los estudiantes tengan una visión más amplia de cómo se está realizando la medicina en la ciudad. “De poder tener contacto con pacientes con patologías de alta complejidad y que seamos guiados por médicos con mucha experiencia que enriquecen nuestra formación”, sostiene Ilich.

En su caso particular, agradece al doctor Rico, coordinador del ‘Programa de trasplante hepático’ de la mencionada casa de salud, por invitarlo a participar en el trasplante de hígado y estar siempre está dispuesto a la enseñanza y a compartir sus conocimientos.

Gracias a esta experiencia médica, Ilich Zúñiga, quien recibió su título como médico en julio, espera especializarse en cirugía y encontrarse en el camino profesional que inicia con más trasplantes.

illich.jpg

Aquí formamos a los líderes que el mundo necesita.

La Responsabilidad Social Universitaria tiene el compromiso con la comunidad con la que obra y con la sociedad en la que se inserta.

La sociedad está en el corazón de esta Universidad.

La Responsabilidad Social Universitaria es imperativo ético de coherencia.

¿Sabes? Uno también se puede graduar cum laude de la vida.

¿Sabes? Uno también se puede graduar cum laude de la vida.

Si te fijas bien, es imposible el saber sin tener completo el ser

Lo que hagas te hará famoso, cómo lo hagas te hará inspirador.

“Una mala persona no llega nunca a ser buen profesional”.

Howard Gardner, neurocientífico; autor de la teoría de las inteligencias múltiples. Universidad de Harvard.

Nos gustan los seres íntegros, que inspiran a otros.

La Responsabilidad Social Universitaria es un compromiso y aporte de valor agregado.

Le damos igual valor a la mente y al corazón.

Eres capaz de aprender a ser lo mejor que puedas ser para el mundo.

La vida te va a medir por mucho más que resultados.

Últimas noticias