Se desarrollaron talleres en torno a la Agroecología Urbana con gran participación.
Publicado: 06 / 11 / 2018
Creado por: kevin.diaz

Tras el final de la segunda guerra mundial e influenciada por diversos movimientos ambientalistas a finales de los años 70 y buscando el retorno a los agro-sistemas tradicionales desarrollados por diferentes comunidades indígenas alrededor del mundo, la agroecología busca reducir el impacto negativo al ecosistema en el que vivimos. Siendo una ciencia, estudia, maneja y diseña los modelos de sistemas agrarios y agro-ecosistemas, siempre pensando en su sostenibilidad desde sus ámbitos económicos, sociales y amigables con el medio ambiente.

shutterstock_415964887.jpgAsí mismo, esta ciencia multidisciplinaria, tiene como objetivo la producción de alimentos con una perspectiva integral. En ese sentido, el ‘Laboratorio de prácticas y saberes Agroecológicos’ se propone a desarrollar espacios de formación práctico-experimental en agroecología. Todo esto de ‘agro’ suena a campo ¿no es así? ¿Pero acaso para hablar del campo hay que ir fuera de la ciudad? ¿Es posible hablar del ‘agro’ en la ciudad y ambiente urbano?

La agricultura y la agroecología, nos permite abordar pedagógicamente diversas problemáticas de una forma innovadora y práctica, partiendo de un interés común sobre el rescate de semillas, producción limpia de alimentos. A su vez, se propone a abordar temas que van desde las técnicas de siembra, el manejo de diversos cultivos para desembocar en la idea del quehacer de la agroecología como una herramienta en la construcción de paz.

De manera que, el pasado 20 de septiembre en horas de la tarde, 25 estudiantes de la Pontificia Universidad Javeriana Cali, en compañía del “Colectivo Sembrando Ando” de la Universidad del Valle, participaron del primer Taller de Producción ecológica de Alimentos, empleando azadones, palines y picas. 

 

De la tranquilidad del campo al ritmo cosmopolita.

Con el paso del tiempo, cambios económicos, socioculturales y ambientales, se han observado una gran migración de las personas del campo a las ciudades, lo que ha implicado un crecimiento poblacional acelerado, así como en sus territorios. La agricultura urbana es una de las alternativas que diferentes ciudades del mundo han empezado a poner en práctica frente a los cambios ambientales, por ser una estrategia real que se ha venido desarrollando para hacer de las ciudades espacios habitables con dignidad y consciencia.

Afortunadamente Santiago de Cali, es una ciudad privilegiada en cuanto a biodiversidad, donde prácticas como la agricultura urbana pueden resultar en estrategias que incentiven a la conservación de otras especies animales, como las abejas nativas que resultan altamente beneficiosas para las ciudades por un sinfín de razones, resaltando su papel clave en el mantenimiento de los ecosistemas y como sostén de la seguridad alimentaria. Teniendo en cuenta que de las 100 especies de cultivos que abastecen al mundo, las abejas polinizan el 70%.img-20181018-wa0013.jpg

En la actualidad, se habla de la crisis global de los polinizadores que no es otra cosa que la desaparición de diferentes especies de abejas en todo el mundo, significando una grave amenaza para la naturaleza y la humanidad.

Las abejas sin aguijón son especies nativas del continente americano que al igual que los pueblos indígenas sufrieron un gran impacto con el proceso de invasión y colonización. Con la llegada de los invasores y sus abejas con aguijón o Apis mellifera, la crianza de las abejas nativas de nuestras tierras se desplomó, rompiendo relaciones milenarias entre humanos y abejas, lo que se tradujo en la pérdida de la trasmisión intergeneracional de los conocimientos tradicionales.

Las abejas sin aguijón son vitales en el equilibrio ecológico y reproductivo de los ecosistemas principalmente gracias a su rol como polinizadores nativos de plantas silvestres y cultivadas. Además, como parte importante de nuestra cultura prehispánica, participan como un componente importante y poderoso, de un conocimiento antiguo que lucha por sobrevivir. En este sentido mostraremos las distintas abejas sin aguijón que son cultivadas en la huerta Sembrando Ando a la vez que contamos un poco su historia, la crisis actual a la que se enfrentan todos los polinizadores, su importante papel en el mantenimiento de los ecosistemas y de la seguridad alimentaria y algunas características particulares de su forma de habitar la naturaleza.

En esta ocasión, el Grupo Huerto y Vivero Javeriano de la Vicerrectoría del Medio Universitario y el área de Gestión Ambiental, el pasado 18 de octubre, realizó el segundo taller de ‘Agricultura Urbana y Abejas Nativas’ dentro de la propuesta del Laboratorio de prácticas y saberes Agroecológicos. En el evento, participaron 29 estudiantes, empleando pliegos de papel periódico, lápices, colores o marcadores de colores, papel kraft, cinta, fotografías, miel para prueba de calidad plantas de flor para instalación de jardín floral.

Aquí formamos a los líderes que el mundo necesita.

La Responsabilidad Social Universitaria tiene el compromiso con la comunidad con la que obra y con la sociedad en la que se inserta.

La sociedad está en el corazón de esta Universidad.

La Responsabilidad Social Universitaria es imperativo ético de coherencia.

¿Sabes? Uno también se puede graduar cum laude de la vida.

¿Sabes? Uno también se puede graduar cum laude de la vida.

Si te fijas bien, es imposible el saber sin tener completo el ser

Lo que hagas te hará famoso, cómo lo hagas te hará inspirador.

“Una mala persona no llega nunca a ser buen profesional”.

Howard Gardner, neurocientífico; autor de la teoría de las inteligencias múltiples. Universidad de Harvard.

Nos gustan los seres íntegros, que inspiran a otros.

La Responsabilidad Social Universitaria es un compromiso y aporte de valor agregado.

Le damos igual valor a la mente y al corazón.

Eres capaz de aprender a ser lo mejor que puedas ser para el mundo.

La vida te va a medir por mucho más que resultados.

Últimas noticias