Así se llama la fundación, liderada por estudiante javeriana, en la que se realizan cuadernos a mano con hojas recicladas, para luego donarlos en colegios de escasos recursos.
Publicado: 18 / 02 / 2019
Creado por: veronica.gomez
ya tengo donde escribir

“La más avanzada de las tecnologías no reemplazará jamás un cuaderno” es una frase que sonaría normal si la pronuncia un profesor,  un papá o un abuelo. Pero escucharla de una joven de la generación digital, que además añade que prefiere el papel a una Tablet, sorprende.

Para demostrar que no exagera en lo que dice, saca de su maletín varios cuadernos artesanales. “Mira, estos son los que hacemos”, dice con su marcado acento bogotano. Se llama Camila Fierro Ramírez, tiene 23 años, seis de estos dedicados a hacer cuadernos a mano con hojas y cajas de cereales recicladas par luego entregarlos a estudiantes de escuelas públicas que más los necesitan.

Antes de decidirse a estudiar Ingeniera Civil en la Javeriana Bogotá y continuar su carrera en la seccional Cali, Camila despertó una mañana con la idea de darle una nueva utilidad a la cantidad de hojas que sobraban de sus cuadernos al finalizar el año escolar. Estaba en los últimos años de secundaria cuando convocó en su colegio la primera recolecta de útiles escolares reciclados.

Fue un éxito, tanto que afirma que con la ayuda de muchos jóvenes como ella hizo realidad su sueño de ayudar a niños de escasos recursos. Así nace ‘Ya tengo donde escribir’, la fundación que tiene como lema “La basura de muchos puede ser el tesoro para otros” para recordarle al mundo que todos tenemos cosas que pueden reutilizarse.

Es así como el plan de las tardes de los miércoles para un grupo de jóvenes liderados por esta estudiante javeriana se convirtió en reunirse a hacer cuadernos, sin más herramientas que alambre para argollar, hojas recicladas, cajas de cereales que sirven como carátulas y suficiente ‘chispa’ para ayudar a otros, como lo define con desparpajo Camila. Esa misma ‘chispa’ que heredó ella de su papá, quien a través de su propia empresa ha sido su ejemplo de que siempre hay un espacio para servir a los demás.

​Un plus del producto es el diseño de las portadas, realizadas con marcas de marcas de cereales que más se venden en el mercado norteamericano y que son donadas en Colombia por reconocidos cafés de la capital.

cereal.jpgcereal_2.jpg

El cuaderno de los sueños

Sin un solo adulto liderando el proyecto, la fundación donó en Bogotá cientos de estos cuadernos artesanales a escuelas públicas, la cifra se extiende pero se pierde cuando cuenta que colegios de Cali, donde llegó con su idea, también siguieron sus pasos e hicieron lo propio sin tener datos concretos de las donaciones.

Con esta respuesta de muchos jóvenes, que fue más de lo esperado, ‘Ya tengo donde escribir’ se quedó con el premio en los Kids Awards Choice en la categoría de emprendimiento social.

De un año para cada, la estudiante javeriana y su equipo, se ha propuesto a ir más allá de la donación. “Ahora lo que queremos es dejar un impacto en los niños. Que tengan el cuaderno de sus sueños. Que ahí escriban lo que desean ser cuando grandes y se propongan metas de cómo lograrlo”, cuenta Camila.

A través de talleres que realizan en los colegios y escuelas, este grupo de jóvenes se centran en la importancia de la educación. Por ese objetivo, es que hoy, una parte de los cuadernos artesanales se venden a través de Instagram. Con este ingreso completan los kits escolares que donan, compran los implementos que usan en talleres que dictan y la comida que comparten con quienes más lo necesitan. Porque educación y alimentación deben ir de la mano.

El próximo paso para ‘Ya tengo donde escribir’ es invitar a artistas a intervenir en los cuadernos.  Camila sueña con que Fernando Botero le pinte un cuaderno. Ya lo logró con el pintor de origen inga Carlos Jacanamijoy. “Arte y educación se llamará esta campaña”, hace un adelanto la estudiante javeriana, no sin antes repetir una vez más: “Es facilísimo hacer cuadernos”, más bien, lo facilísimo es ayudar a otros, solo es cuestión de decidirse a hacerlo.

Conozca más de la fundación AQUÍ

Aquí formamos a los líderes que el mundo necesita.

La Responsabilidad Social Universitaria tiene el compromiso con la comunidad con la que obra y con la sociedad en la que se inserta.

La sociedad está en el corazón de esta Universidad.

La Responsabilidad Social Universitaria es imperativo ético de coherencia.

¿Sabes? Uno también se puede graduar cum laude de la vida.

¿Sabes? Uno también se puede graduar cum laude de la vida.

Si te fijas bien, es imposible el saber sin tener completo el ser

Lo que hagas te hará famoso, cómo lo hagas te hará inspirador.

“Una mala persona no llega nunca a ser buen profesional”.

Howard Gardner, neurocientífico; autor de la teoría de las inteligencias múltiples. Universidad de Harvard.

Nos gustan los seres íntegros, que inspiran a otros.

La Responsabilidad Social Universitaria es un compromiso y aporte de valor agregado.

Le damos igual valor a la mente y al corazón.

Eres capaz de aprender a ser lo mejor que puedas ser para el mundo.

La vida te va a medir por mucho más que resultados.

Últimas noticias