Valeria Pérez Guerrero, 
estudiante de Doble Programa: Comunicación y Administración de empresas

Hacer la doble titulación me ha permitido ampliar mi panorama en 360 grados, si bien al principio fue un reto cambiar el ‘chip’ cada vez que cambiaba de asignatura -porque cada programa tiene lógicas distintas-, hoy en día aprendí que puedo manejar ambas lógicas en cada una de mis materias, llevando mis proyectos académicos a otros niveles. Además, aprendí a manejar mis tiempos entre entregas de Comunicación y parciales de Administración, de escribir ensayos y estrategias de comunicación a hacer cálculos, manejar presupuestos y plantear estrategias de mercadeo. Muchos me decían que estaba loca, pero cuando les explicaba donde tenían conexión estos programas entendían que mi experiencia era muy precisa y enriquecedora.

Inicié en el programa de Comunicación y desde el primer semestre quise tomar la oportunidad de hacer doble programa con otro completamente diferente al que estaba cursando (oportunidad que me ofrecía la Javeriana, en diferencia a otras universidades donde solo se puede hacer con programas afines), lo oficialicé en tercer semestre con el programa de Administración de Empresas y es una de las mejores decisiones que he tomado en mi vida universitaria. 

Cada vez que alguien me dice que le gustaría hacer la doble yo brindo los mejores consejos para que tomen la decisión más. Sí, es verdad que hay que renunciar a muchas cosas, pero lo que se gana a cambio de eso es mucho más de lo que se pueden imaginar, tanto en el campo profesional como en el personal.