Pasar al contenido principal

“Debemos ser pacientes y solidarios”, estudiante Diego Galarza

Karen Daniela Ferrín

Creado por: Lola Ferrin

13 de Mayo de 2020

Antes de que el virus del Covid-19 llegara a Colombia y nos obligara a permanecer en cuarentena, Diego Galarza tenía una vida agitada en el buen sentido de la palabra. Asistía a clases de Ingeniería de Sistemas y Computación en la Javeriana Cali, desarrollaba algoritmos, redactaba ensayos y realizaba talleres; practicaba en 'Irido', el grupo representativo de rock de la universidad; pasaba tiempo de calidad con su familia, compartía con sus amigos y con su novia.

Ahora, en medio del confinamiento, pasa alrededor de doce horas diarias sentado frente al computador entre las clases y el tiempo que dedica a hacer sus “deberes”. Incluso, asegura que trasnocha más, lo que le ha parecido agotador y le ha significado dolores de cabeza y malestar muscular. Contrario a lo que se podría pensar de la situación, para Diego lo más difícil de todo es que no ha podido “disfrutar los días al máximo como antes”.

Jamás se imaginó que los acontecimientos del 2020 transformarían de una manera drástica su rutina hasta llegar al punto del sedentarismo, como él mismo bautiza al distanciamiento social. Sin embargo, señala que su proceso de adaptación a las clases remotas se dio rápido, una experiencia complicada y tranquila a la vez”.

“Complicada por el reajuste de las clases de manera virtual; muchos profesores cambiaron su metodología de enseñanza, de modo que se volvió un aprendizaje más enfocado hacia la lectura y trabajo individual del estudiante sin una interacción constante con los profesores”, explica el estudiante de noveno semestre.

En contraste a esto, afirma que la experiencia también le ha parecido tranquila porque en su carrera la mayoría de profesores trabajan “con material plenamente virtual, por lo que en términos interpersonales no fue un cambio tan drástico y pudimos seguir con las temáticas propuestas sin contratiempos”.

Estudiante Diego Galarza

 

De algunos de sus docentes destaca la labor de acompañamiento que hacen con los estudiantes. Les agradece que estén pendientes del ambiente familiar de los jóvenes y de las actividades que realizan durante la cuarentena.

Asimismo, menciona que le ha gustado sentir que tiene siempre a la mano las cosas que necesita, y el hecho de que algunos profesores han optado por “asignar consignas mucho más claras desde el principio, debido a la poca comunicación personalizada que se tiene”.

Cuando se le pregunta por el aprendizaje que más atesora, no duda en contestar que se trata de la paciencia, tanto por el encierro como por el ambiente familiar.

“Debido a la cuarentena hay altos niveles de estrés que he tenido que aprender a controlar, así como respetar espacios personales”. De esa forma, valora el hecho de mantener el contacto con las personas que más quiere.  “La comunicación lo es todo, y ayuda a sobrellevar más fácil estos momentos”.

En esa línea, para Diego el valor esencial que le ha permitido superar las dificultades ha sido la solidaridad.

Pensar en los demás, en el bienestar de todos mundialmente y quedarse en casa será lo mejor hasta que todo esté bien.

Finalmente, a sus compañeros de la Javeriana Cali les pide tener paciencia: “entiendo las ganas que muchos tienen de volver a reencontrarse con otras personas, y también de que las clases vuelvan a ser presenciales, pero debemos ser pacientes y solidarios, apoyando y acatando las decisiones del Gobierno, pero también apoyándonos entre todos como estudiantes en nuestras decisiones y deberes”.

En sus palabras

“Respecto a lo que está pasando tengo opiniones divididas. Una parte de mi lamenta mucho la situación, la cantidad de muertes y los efectos socioeconómicos que estamos teniendo como humanos. Pero otra parte de mí agradece en cierto modo este ‘respiro’ que se le ha dado al planeta y las consecuencias favorables para el mismo”.

Educación Salud y bienestar Sostenibilidad

Noticias

Nuestros estudiantes y profesores protagonizan hechos que merecen ser contados. ¡Conoce sus historias!