Pasar al contenido principal

“El software apalanca lo que somos hoy como humanos y como sociedad”, Luisa Fernanda Rincón

“El software apalanca lo que somos hoy como humanos y como sociedad”, Luisa Fernanda Rincón
Karen Daniela Ferrín

Creado por: Lola Ferrin

20 de Mayo de 2021

La Cuarta Revolución Industrial supone a las empresas, organizaciones y gobiernos el reto de la actualización tecnológica, la integración y la automatización de procesos, además de la capacitación de su personal para afrontar los desafíos del nuevo y robusto entorno digital que se transforma cada día a pasos agigantados.

Cabe anotar que, ante este nuevo panorama, el software es protagonista, pues es el que viene impulsando la llamada Industria 4.0.

Así las cosas, resulta evidente que Colombia y el mundo entero necesitan de profesionales capacitados para desarrollar nuevos productos, servicios y tecnologías, además de diseñar arquitecturas de software que respondan a las necesidades de los nuevos procesos industriales.

Para Luisa Fernanda Rincón, directora de la Maestría y Especialización en Ingeniería de Software de la Javeriana Cali, este apalanca lo que somos hoy como humanos y como sociedad. Según explica esta administradora de sistemas, los profesionales han llegado a un punto en el que quieren tomar todo lo que hacen para analizarlo, obtener datos, predicciones y tomar decisiones informadas.

Hacer software es tener la capacidad de resolver problemas del día día aprovechando lo que los computadores saben hacer bien. Pero esas personas tienen una responsabilidad gigante porque el software ya hace parte de nuestra sociedad y es un eje de la misma, tenemos la responsabilidad de hacerlo bien, de hacerlo sostenible, escalable, con buenas prácticas y seguro”, agrega la académica.

La directora hace referencia a los estándares de calidad que los desarrolladores deben cumplir para responder a las necesidades de los usuarios correctamente, dado que de la solución entregada depende la toma de decisiones y el curso de acción de las empresas u organizaciones.

En cuanto a la situación laboral de millones de personas alrededor del mundo frente a la automatización de los procesos, Rincón asegura que el software representa una oportunidad invaluable de aprovechar las capacidades que tienen los seres humanos para pensar, innovar y ser creativos.

“Yo prefiero que un robot se encargue de poner bonotes, un botón cada 20 segundos, y tener a esa persona pensando en algo diferente, direccionar sus capacidades para otras cosas para las que estamos mejor diseñados los humanos. Hace 20 años no existía el community manager, los trabajos van cambiando a medida de que las necesidades van siendo otras. Con los cambios que ha experimentando nuestra sociedad el trabajo humano se vuelve menos de fuerza y de funciones repetitivas a más de aprovechar la capacidad de innovar”, enfatiza.

Por otro lado, manifiesta que una de las ventajas del profesional que se capacita en ingeniería de software es que tiene la habilidad de atender necesidades de diferentes sectores o actividades económicas, y que, además, puede abordar las problemáticas de una manera interdisciplinaria. Es decir, una persona que desarrolla software puede moverse transversalmente en cualquier área de conocimiento. En ese sentido, puede desarrollar soluciones para una clínica, una cadena de supermercados, una cadena de restaurantes o una institución educativa física u online.

Un profesional que se forme en el área del software podría trabajar en cualquier mercado, pero tiene el desafío de aprender los términos importantes y el lenguaje del área en la que se quiera desenvolver.

 

Sin embargo, para lograr este maridaje entre la rigurosidad que la labor de los ingenieros y las habilidades de otros profesionales con los que se conforman los equipos multi e interdisciplinarios, resulta necesario que la academia incluya en su apuesta educativa la formación integral del ser. Esto teniendo en cuenta que cuando la tecnología y la transformación digital se convierten en la conversación del día a día, la parte humana y la ética de los profesionales empiezan a cobrar mayor importancia.

Para Luis Fernanda, más allá de crear programas que funcionen bien, las personas deben aprender a comunicarse, a respetarse, a ejercer su profesión con una ética alta, dado que van a estar en un entorno de trabajo en el necesitarán tener relaciones amenas para hacer un producto final exitoso, sino que además cada producto desarrollado tendrá un impacto que va más allá del negocio que instala el software, por tanto los principios éticos son importantes.

“En esto la Javeriana Cali tiene un diferencial muy importante y viene marcado por su línea de acción, lo que conocemos como las 4C: competentes, comprometidos, compasivos y conscientes. Toda esa línea ética se enmarca en los contenidos siempre. En particular, tanto en la Especialización como en la Maestría tenemos una asignatura que se llama Ética y tecnología donde debatimos cómo estas deben ir de la mano”, señala.

En ese sentido, celebra los últimos resultado de la autoevaluación de los programas en la que “los egresados manifestaron que los posgrados les habían llevado a profundizar no solo en conocimientos técnicos, sino también en cómo a mantener de la mano el aspecto social que a veces se puede dejar de lado. Se trata de un diferencial que la Universidad tiene en sí misma y que los posgrados tratamos de replicar”.  

Si estás pensando en prepararte para proponer soluciones a problemáticas de tu entorno a partir de los conocimientos en las buenas prácticas de la ingeniería de software y análisis de datos, te invitamos a conocer más de la Especialización en Ingeniería de Software y la Maestría en Ingeniería de Software. 

Educación

Noticias

Nuestros estudiantes y profesores protagonizan hechos que merecen ser contados. ¡Conoce sus historias!