Pasar al contenido principal

Politólogo y comunicador javeriano ejerce con éxito su carrera diplomática

Martin Espinosa politologo

Creado por: Verónica Gómez

10 de Junio de 2021

Hace poco más de un mes, Martín Espinosa, politólogo y comunicador javeriano, culminó su periodo como tercer secretario encargado de Funciones Consulares en la Embajada de Colombia en Costa Rica, cargo en el que se desempeñó por cuatro años y nueve meses. Su principal objetivo en ese consulado era la atención y el fortalecimiento de vínculos con la comunidad colombiana en ese país.

Actualmente hace parte del equipo del Viceministerio de Asuntos Multilaterales en la oficina encargada de Asuntos Institucionales ante Organizaciones Internacionales como la ONU, la OEA, o la OTAN.

Como diplomático de carrera, en tres años tendrá alternancia y será enviado a otra embajada, consulado o misión que tenga Colombia en el mundo.

Para Martín, ser politólogo y comunicador le ha permitido tenerle las competencias para responder de manera más efectiva a los objetivos que se ha propuesto en los cargos que hasta el momento ha ocupado y le ha brindado una visión más integral en el camino a su meta de ser embajador.

En su formación como politólogo descubrió que quería seguir una carrera diplomática, así que inmediatamente de haber recibido el título, a sus 23 años, se presentó al concurso para ser parte de la Carrera Diplomática y Consular colombiana. Fue uno de los 52 seleccionados entre más de 700 candidatos para realizar esa formación. Culminó el curso exitosamente y me empezó a desempeñar como diplomático de carrera colombiano en el 2013.

Durante su periodo en Costa Rica estudió la Maestría en Derecho Internacional de los Derechos Humanos en la University for Peace, UN Mandated.

En su recorrido profesional, afirma, ha llevado consigo unos de los mayores aprendizajes personales que se llevó de la Javeriana Cali: “transmitir el calor humano y la capacidad de escucha y de diálogo que siempre recibí de los profesores y directivos”.

Martín Espinosa habla de cómo las dos profesiones, Ciencia Política y Comunicación le han permitido emprender y liderar diferentes proyectos en su carrera diplomática.

¿Cuál fue su primer cargo como diplomático?

Inicialmente trabajé en la Dirección de Asuntos Culturales del Ministerio de Relaciones Exteriores en una iniciativa llamada “Diplomacia deportiva”. Este programa consistía en crear capacidades de liderazgo e impulsar los procesos deportivos en niños, niñas y adolescentes en municipios caracterizados por alta presencia de grupos al margen de la ley.  

Las capacidades de liderazgo se creaban realizando intercambios en países que fueran potencias deportivas en las disciplinas que practicaban. Este trabajo me permitió conocer toda Colombia y los lugares más afectados por el conflicto como Puerto Leguizamo, Samaniego, Carmen de Bolívar, San José del Guaviare, Apartadó, Vistahermosa, Tierralta y Buenaventura, entre tantos otros. A nivel internacional, me permitió acompañar  delegaciones como funcionario de Cancillería a Suiza, China o Argentina.

Hasta el pasado mes de abril estuvo en el consulado de Costa Rica, ¿Cuál fue su objetivo principal en ese cargo?

La atención y el fortalecimiento de vínculos con la comunidad colombiana en el país. Esto generaba que tuviera varios frentes de trabajo: los servicios consulares como trámites de Registraduría, notariado, apostilla o pasaportes; la asistencia a connacionales en materia de privados de libertad, Ley de Víctimas, fallecidos o víctimas de violencia doméstica y la creación de vínculos con la comunidad con programas sociales que permitían fortalecer la identidad del colombiano fuera del país y proveerles espacios para brindarles herramientas que les permitieran acceder a sus derechos y enriquecer su calidad de vida.

¿Cómo descubrió que quería ser politólogo?

Sabía, por mi carácter, que si estudiaba una carrera cuyas clases fueran de memoria, no las iba a disfrutar. En cambio, cuando vi en el pensum que estudiando ciencia política iba a tener clases como Geopolítica y seguridad mundial, Comunicación política, Teoría de las relaciones internacionales, Conformación del Orden Mundial siglos XIX-XX, Teoría del Conflicto, entre tantas otras, supe que esa era la carrera que quería estudiar.

Es un plus ser comunicador y politólogo a la vez, ¿Cuáles han sido las mayores enseñanzas de cada carrera?

Me dieron una visión integral y complementaria. Ciencia Política me brinda elementos para analizar críticamente la realidad con elementos teóricos, también me permitió estudiar las coyunturas y los contextos en que se toman las decisiones. Igualmente, adquirí unas competencias excelentes para escribir, aportar y generar  informes que han sido presentados ante instancias gubernamentales y organizaciones internacionales.

Mientras que el aprendizaje que me dio la carrera de Comunicación fue la multiplicidad de medios que existen para comunicar las ideas, lo que me ha dado valor agregado en las diferentes instancias en las cuales he trabajado. Asimismo, la enseñanza de que para adelantar cualquier iniciativa es esencial escuchar al otro y crear estrategias consensuadas que involucren de primera mano los intereses y necesidades de todos los involucrados, especialmente para dar respuesta a las necesidades de la comunidad.

¿Cómo ha aportado ser egresado javeriano en la trayectoria profesional que hoy tiene?

Como lo dije previamente, me ha aportado una visión humana y comprehensiva, la cual me ha facilitado el poder escuchar, apoyar y resolver las necesidades de las personas. Adicionalmente, me ha permitido emprender y liderar diferentes proyectos.

Como comunicador, he tenido un plus en el Ministerio de Relaciones Exteriores porque he podido tomar registro audiovisual y realizar diferentes piezas comunicativas gracias a mi formación.

Por otro lado, ser politólogo me brindó el contenido necesario para presentarme al curso de formación diplomática y pasarlo exitosamente compitiendo con personas de todas las universidades de Colombia, especialmente, con compañeros del Externado, el Rosario o la Universidad de los Andes. Esto me permite afirmar que la calidad de los programas que yo estudié es muy alta y competitiva a nivel nacional.

 
Martin Espinosa Javeriana Cali
 
¿Qué viene ahora para su carrera diplomática?

Como diplomático, la meta es llegar a ser embajador de carrera, el rango más alto que se puede alcanzar. En el camino, espero continuar aportando y sirviendo a mi país en las misiones que me sean encomendadas, tanto en Colombia como en el exterior. De igual manera, aspiro a continuar mi formación académica, así como transmitir y generar conocimientos que se puedan plasmar en publicaciones científicas. Parte de esta meta la estoy cumpliendo este semestre que empecé a dictar la clase de Política Exterior Colombiana en la universidad Javeriana Cali.

Desde la posición que tiene posición, ¿Qué razones le daría a un joven para que estudie Ciencia Política y Comunicación?

Le diría que cada vez se abren más oportunidades para politólogos y comunicadores javerianos a nivel local, regional y nacional, tanto en el sector público como en el sector privado. Sin embargo, es necesario que trate de establecer sus metas desde el inicio de la carrera para que así se involucre en actividades académicas o de trabajo con comunidad.

También le diría que aprovechara todas las oportunidades que da la universidad para hacer un doble programa, para realizar un emprendimiento o para estar en espacios de discusión o investigación como lo son Democrítica, Cali Visible o el Instituto de Estudios Interculturales. Hoy en día el mercado laboral requiere una formación integral y versátil. La doble titulación que yo realicé solo me tomó cuatro semestres más debido a todas las homologaciones que me hicieron.

Proyección internacional

Noticias

Nuestros estudiantes y profesores protagonizan hechos que merecen ser contados. ¡Conoce sus historias!